■ La menor tiene alergia a los perros, el padre tiene uno, y hay que decidir el modelo de custodia

La menor padece alergia con sensibilización a epitelio de perro, pero ello no implica que no pueda acordarse la custodia compartida porque el padre tenga un perro, sin perjuicio de que deba adoptar todas las medidas necesarias para evitar una afección de la misma, medidas que adoptaban ambas partes cuando duraba la convivencia, pues no se ha probado que la tenencia del perro sea posterior a la separación.

Para continuar con la lectura es necesario ser cliente PREMIUM. Si ya es cliente inicie sesión. introduciendo su clave de usuario. Si aún no es cliente debe registrarse.