■ El divorcio no es proceso para decidir sobre las mascotas

La regulación del uso compartido o de un régimen de visitas con las mascotas, no tiene cabida en el procedimiento matrimonial, pudiendo los copropietarios llegar a un acuerdo privado, que no sería susceptible de ejecución en un procedimiento de familia, o bien acudir a un procedimiento ordinario si no llegaran a un acuerdo, pero en ningún caso tiene cabida en el procedimiento de familia al no estar contemplada la atribución de las mascotas en el artículo 233-4 CCCat entre las medidas a adoptar en el procedimiento matrimonial, ni en los artículos 234-7 a 234-14 entre los efectos de la extinción de la pareja estable.

Para continuar con la lectura es necesario ser cliente PREMIUM. Si ya es cliente inicie sesión. introduciendo su clave de usuario. Si aún no es cliente debe registrarse.